Independencia Financiera: qué habríamos hecho de otra manera (y qué no)

raiway

Si lo hubiera imaginado, habría comprado acciones de Apple

La vida es un largo aprendizaje, y muchas de las cosas que definen nuestra vida las incorporamos hace tiempo (como el yoga), mientras que otras las hemos encontrado hace relativamente poco (como el concepto de Independencia Financiera). Según se recorre el camino todo cambia, empezando por uno mismo, y yo diría que incluso hay cosas que tiene más sentido encontrarlas más adelante, cuando se está preparado para valorarlas adecuadamente.

Aún así, no puedo evitar sentir mucha envidia cuando veo gente más joven que ha tenido la suerte de empezar antes en cualquier cosa que requiere tiempo y madurez, porque imagino lo mucho que habríamos avanzado nosotros si hubieramos podido empezar en el mismo momento.

Por ejemplo, una de estas carreras de fondo que proporcionan más beneficio si se comienzan antes es la Independencia Financiera: el éxito se basa en obtener rentabilidad de los ahorros lo antes posible, así que cada euro invertido de manera temprana es un incremento en la rentabilidad futura. Cuando veo a gente jubilándose a los 30 años, pienso en cómo habríamos enfocado nuestra vida si la hubiéramos planificado desde el principio con este concepto en mente.

¿Qué habríamos hecho de manera diferente?

Lo primero y más importante, si hubiéramos conocido antes el concepto y contexto de la Libertad Financiera, seguramente no habríamos dedicado recursos a productos financieros que no nos aportaron gran cosa. En vez de perder el tiempo con inversiones especulativas o inversiones individuales en empresas cotizadas, habríamos empezado mucho antes a invertir en fondos indexados o de gestión activa value.

Ahora también me plantearía si merece la pena tener cuentas vivienda, porque no sé si la desgravación que suponen realmente son una ventaja frente a inversiones más rentables, especialmente teniendo en cuenta que tuvimos que devolver las desgravaciones cuando decidimos no comprar una casa en el momento más complicado de la burbuja financiera (si hubiéramos comprado en ese momento, con los precios muy inflados, el agujero habría sido mucho mayor).

Si hubiéramos tenido en mente la importancia del ahorro de cara a una Independencia Financiera temprana, posiblemente habríamos puesto aún más foco en gastar menos dinero. Aunque es verdad que nuestro estilo de vida está generalmente enfocado al gasto reducido, es posible que hubiéramos podido optimizar aún más con un objetivo concreto en un horizonte cercano. Hace tiempo nos dimos cuenta de que uno de los motivos de que la gente con pocos ingresos gaste mucho es precisamente esa falta de objetivo: si nunca vas a poder comprarte una casa, o nunca vas a poder dejar de trabajar, ¿merece la pena esforzarte en ahorrar 10 euros? Sin embargo, cuando esos 10 euros te acercan un paso más a una meta que ves realizable, es mucho más fácil concentrar tus energías en progresar hacia tu destino final.

Aunque esto depende de muchos factores que no estaban bajo nuestro control, tal vez habríamos intentado gastar menos dinero en vehículos. Comprar coches ha sido posiblemente una de nuestras peores decisiones financieras, pero como os comentábamos en este artículo, lo cierto es que en una ciudad grande y trabajando lejos de casa, un coche a veces marca la diferencia entre tardar media hora al trabajo o tardar una hora y media y no tener tiempo para nada más en el día. El que tuviéramos que malvender dos coches bastante nuevos y cambiarlos por otros se debió más bien a cambios en nuestra situación laboral y familiar que realmente no podíamos prever de ninguna manera.

Además de lo anterior, si hubiera conocido antes el entorno FIRE y las posibilidades que proporciona, tal vez hubiera intentando montar un negocio online o buscar una profesión más creativa y de tipo freelance en vez de un trabajo por cuenta ajena a jornada completa. Aunque nunca es tarde para emprender un camino nuevo, lo cierto es que es mucho más complicado cuando se trabaja todo el día en una oficina y se tiene a una familia a cargo. Un trabajo por cuenta propia requiere tiempo y energía, especialmente al principio, y eso son dos cosas que ahora mismo no tengo, pero que me sobraban hace 10 años. Un trabajo de ese estilo habría servido o bien para ganar más flexibilidad laboral, o bien para complemetar un trabajo convencional o tener un apoyo extra de cara a la Libertad Financiera (nunca viene mal tener un inrgeso extra para ampliar el colchón económico).

¿Y qué habríamos hecho del mismo modo?

A pesar de no haber leído nada sobre la Libertad Financiera ni libros como La Jornada Semanal de 4 Horas de Tim Ferriss, nuestro estilo de vida de manera natural siempre ha tendido hacia el Minimalismo, el Ahorro y la Sostenibilidad. Muchas de las decisiones que hemos tomado a lo largo de todos estos años de vida común han estado orientadas a esto, simplemente por principios y ética heredados de nuestros padres, incluso sin haber tenido en mente un objetivo concreto.

Por ejemplo, siempre hemos viajado por nuestra cuenta, buscando alternativas a los alojamientos y restaurantes habituales para turistas, saliéndonos de los trayectos convencionales e intentando vivir un poco como el resto de la gente de los lugares que visitábamos. Esto es algo que generalmente reduce mucho el gasto de un viaje, además de que es la forma en la que realmente nos gusta conocer sitios nuevos. Lo único que cambiaríamos si nos sobrara el dinero (Euromillones, ¡estamos aquí!) sería el viajar en Business, que es algo que probé una única vez y madre mía, that’s life. Como la comparación entre dormir tumbado en una cama o sentado en un taburete.

También hemos aplicado siempre los principios de Esencialistas, evitando gastar recursos y esfuerzos en lo que consideramos suplerfluo y centrándonos en lo que de verdad nos aportaba valor. Uno de los gastos más significativos en la vida adulta es una boda; sin embargo, nosotros nos centramos en lo que realmente valorábamos (la comida y un lugar agradable) y menos en lo que no nos parecía relevante (por ejemplo, ropa cara).

Desde siempre hemos tenido la costumbre de intentar hacer por nosotros mismos aquéllo que nos parecía posible abordar, y pagar por que lo hicieran otros cuando realmente no nos veíamos capaces de hacerlo por nuestra cuenta. En nuestra primera casa, por ejemplo, hicimos estanterías a medida, cabeceros de cama, pintamos y cosimos todo lo que pudimos. Lo que quedó fuera de nuestro alcance lo compramos o encargamos, pero siempre buscando algo asequible (no nos molestan los muebles de Ikea de cartón). Esto que no parece gran cosa realmente es un ahorro importante, como hemos comprobado cuando más adelante no nos ha quedado más remedio que pagar precios «habituales» (hablamos de miles de euros que estarían mejor dando rendimiento en un fondo en condiciones).

También hemos intentado siempre reusar y reutilizar, aprovechar cosas en buen estado que nos prestaban o regalaban, y del mismo modo donar o vender aquéllo que ya no necesitábamos, tal y como os contábamos por aquí. Esto siempre lo hemos hecho no tanto por sacar dinero (generalmente no es que se gane mucho), sino por ética y conciencia ecológica… ¡recuerda que reutilizar es mucho más sotenible que reusar! Por suerte, Wallapop y similares han facilitado mucho mucho el mercado de segundamano, pero incluso antes de esto ya teníamos la costumbre de compartir y heredar cosas con amigos y familia.

Y tú, ¿qué cambiarías de tu vida si pudieras viajar al pasado? ¿qué consejos le darías a tu yo de entonces? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

5 comments
  1. Hola familia esencialista!

    En primer lugar, enhorabuena y muchas gracias por el Blog. Creo que, además de muy interesante, es realmente útil para todas las personas que seguimos los mismos objetivos. (Este blog se ha convertido en uno de mis favoritos, junto con Fitness Revolucionario y Quenoteloinviertan)

    Yo tengo actualmente 23 años, tengo un título universitario, trabajo en una de las Big4 y tengo un gran interés por el ahorro y la Independencia Financiera. Invierto un gran % de mis, por ahora, pocos ahorros en Fondos de Inversion Indexados (Baelo Patrimonio, de Antonio Rico, creador del Blog «El inversor Inteligente»).

    Mi pregunta es: ¿Qué haríais vosotros, si supieseis todo lo que sabéis ahora, con vuestra experiencia, pero con 23 años? ¿Qué consejos me daríais o daríais a vuestro hijo con 23 años?

    Muchas gracias de antemano y de nuevo, enhorabuena por el gran trabajo altruista que realizáis con este blog!!

  2. Hola Pelayo,
    Lo primero, decir que es un HONOR (así con todas mayúsculas) que nos pongas en tu lista de favoritos con un pedazo de blog como Fitness Revolucionario, del que somos totalmente fans y seguidores desde hace la torta de años (de hecho, hasta hemos comprado alguno de sus planes, como Desencadenado, y de vez en cuando me encuentro al Esencialisto haciendo dominadas en una barra en el pasillo de casa).
    Lo segundo, decir que te admiramos a tope, porque no es nada frecuente tener las ideas tan claras con 23 años, y ojalá nosotros hubiéramos conocido todo esto a tu edad. Has empezado desde bien pronto, lo que es claro indicio de que llegarás muy lejos. Te envidiamos!
    Si ya estás invirtiendo en un fondo como Baelo, que también conocemos, otro punto para ti. Supongo que has escuchado la entrevista que le hizo Ángel Alegre a Antonio, y sino, aquí la tienes: https://podcasts.apple.com/us/podcast/5-c%C3%B3mo-invertir-en-bolsa-sin-sentirse-inc%C3%B3modo-ni-vivir/id1436874474?i=1000423276215
    Desde luego, con semejantes credenciales, pocos consejos podemos darte, porque estás claramente en el buen camino. Pero por si te podemos aportar algo, lo que yo te diría es:
    -Aprovecha que eres joven y tienes seguramente menos ataduras para conseguir capital para invertir, aunque te suponga alguna pequeña incomodidad, porque cuanto antes empieces, más rendimiento sacarás. Es decir, tal vez merezca la pena aceptar un trabajo en otro país que no te llame mucho, por ejemplo, o unas guardias, o un horario algo más raro, si te supone una buena mejora económica, ahora que puedes hacerlo sin perjudicar a tu familia (suponiendo que sea el caso)
    -Muy importante: lo anterior hazlo siempre que sea POR UN TIEMPO LIMITADO Y TE SUPONGA UNA DIFERENCIA ECONÓMICA. Nunca, nunca te recomendaremos vivir peor o hipotecar tu felicidad por dinero. Sólo plantéate si ahora es el momento de aprovechar oportunidades, porque luego tal vez prefieras dedicar tu tiempo a cosas que no producen rendimiento económico
    -Si inviertes, diversifica. Inversión activa está bien, pero prueba también fondos indexados, Vanguard, lo que puedas. Nosotros hemos tenido reveses con algunos fondos y menos mal que no teníamos ahí todo el dinero
    -No derroches tu dinero en cosas que no te aportan nada, aunque todo el mundo asuma que tienes que hacerlo porque tienes un buen trabajo, o tienes que mantener un nivel, o lo que sea. Por ejemplo, en coches (a menos que te gusten mucho, o cualquier cosa equivalente, pero siempre sé consciente del esfuerzo que te supone costearlo)
    -Sigue en tu camino hacia el objetivo que tienes tan claro, pero recuerda que no se trata sólo de llegar. Elimina de tu vida lo que no te aporta, pero ahora también es el momento de crecer, de viajar, de tener experiencias… no limites tu crecimiento personal por ahorrar dinero. Libérate del bullshit, eso sí 🙂

    Un abrazo y encantados de que estemos en la misma carretera que tú 🙂

  3. Hola de nuevo familia Esencialista.

    Me apunto todos vuestros consejos.

    Muchas gracias y espero poder seguir disfrutando y aprendiendo con cada nuevo post que realicéis!!

    Abrazo grande

  4. Hola a ambos.
    Ya me hubiera gustado a mí saber lo que sabe Pelayo con sus 23 cuando los tenía yo (al que ahora mismo doblo en edad). Así que poco se puede decir, tener paciencia y dejar que las inversiones sigan su curso.
    Ya veo que todos conocemos/seguimos más o menos a las mismas personas (Ángel, Antonio, Baelo, …) poco nos vamos a decir que no sepamos ya, jajaja.
    ¿Habéis visto las conferencias de Objetivo 2035? Resultan muy interesantes.
    Un saludo

    1. Pues lo mismo pienso yo, que vaya cómo hemos perdido el tiempo nosotros en los últimos 23 años 😀

      Y es verdad que viendo las cosas tan interesantes que se publican, a veces me parece que tengo poco que aportar. Pero bueno, mi madre me lee (hola, mamá!), así que yo sigo 🙂

      No he visto nada de Objetivo 2035 pero me lo apunto YA.

      Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *