Independencia Financiera: qué habríamos hecho de otra manera (y qué no)

raiway

Si lo hubiera imaginado, habría comprado acciones de Apple

La vida es un largo aprendizaje, y muchas de las cosas que definen nuestra vida las incorporamos hace tiempo (como el yoga), mientras que otras las hemos encontrado hace relativamente poco (como el concepto de Independencia Financiera). Según se recorre el camino todo cambia, empezando por uno mismo, y yo diría que incluso hay cosas que tiene más sentido encontrarlas más adelante, cuando se está preparado para valorarlas adecuadamente.

Aún así, no puedo evitar sentir mucha envidia cuando veo gente más joven que ha tenido la suerte de empezar antes en cualquier cosa que requiere tiempo y madurez, porque imagino lo mucho que habríamos avanzado nosotros si hubieramos podido empezar en el mismo momento.

Independencia Financiera: ¿el presente o el futuro de tus hijos?

Mientras escribía el otro día sobre nuestro plan de Independencia Financiera, me vino a la cabeza una idea a la que ya había dado vueltas muchas veces, aunque nunca me había sentado a pensar sobre ella con calma: ¿cómo afecta la Independencia Financiera a la vida de una familia? ¿Qué impacto tiene que los adultos de una casa dejen de ingresar dinero? ¿Qué obligación o responsabilidad real tenemos los padres de cara al futuro de nuestros hijos?

La Libertad Financiera es siempre un punto de compromiso. En determinado momento hay que decidir que ya se ha alcanzado el nivel de capital necesario, y en ese momento cortar las fuentes externas de ingresos. Decidir en qué punto dar ese corte no es sencillo y tiene muchas implicaciones, ya que determina para siempre tu futuro nivel de vida, tu margen de error y tu capacidad de resistir posibles problemas o altibajos de la economía, y con cuántos ahorros llegarás al final de tu vida. Y, evidentemente, esto tiene también un impacto directo sobre el soporte económico que podrás dar a tus hijos en el futuro, y qué tipo de cosas podrás proporcionarles.

Cuando desplazarse al trabajo no es sostenible

ir al trabajo

A veces no es sostenible, rentable ni razonable, pero no hay otra alternativa

Los seres humanos en general y los españoles en particular nos quejamos mucho del trabajo, pero algo de lo que nos lamentamos poco a pesar del impacto tan negativo que tiene en nuestras vidas es el propio desplazamiento (en inglés tienen una palabra para definir esto: commuting, que significa «desplazarse al trabajo», tal cual). En una ciudad grande, el tiempo medio empleado en llegar al lugar de trabajo es de 50 minutos, lo que significa que hay mucha gente que está aguantando trayectos incluso más largos.

Es curioso que habitualmente no se tenga en cuenta el coste que supone este desplazamiento. Y no es poco, porque es además un coste con varias vertientes: