La pobreza como causa (y no como consecuencia)

Uno de los deportes nacionales en nuestro país (y seguramente en otros muchos, para qué nos vamos a engañar: en el fondo no somos tan diferentes unos de otros) es asumir que uno mismo siempre hace todo bien, mientras que todos los que hacen las cosas de una manera diferente son unos Patanes Ignorantes que Hacen Todo Mal. Este segundo grupo, además, se puede subdividir en dos:

  • A los que les van las cosas mal: consecuencia evidente de Ignorantes que Hacen Todo Mal, y les está bien empleado
  • A los que les van las cosas bien: no es que haya nada que aprender de ellos (ni nos planteamos que tal vez no estén tan equivocados), sino que a pesar de hacerlo todo mal, tienen mucha suerte