Sostenibilidad en acción: Nuestro Eco-Huerto en maceta

huerto urbano

Algún día, hijo mío, todo esto será tuyo

En nuestro último artículo sobre huertos en casa estuvimos filosofando (estuvimos dando la tabarra) sobre los motivos para cultivar en casa tus propios vegetales, y hablamos (os metimos una buena chapa) sobre las ventajas de la agricultura tradicional frente al cultivo industrializado. Como ya os hemos dado bastante la turra con la teoría, y a veces incluso así cuesta un poco saber por dónde empezar, hoy os enseñamos (¡sin filtros! ¡sin censura!) nuestro propio huerto, para que puedas tomar alguna idea y veas que es verdad y que realmente con poco espacio y cuatro macetas puedes tener un huerto productivo.

¡Vamos allá!

Cuando desplazarse al trabajo no es sostenible

ir al trabajo

A veces no es sostenible, rentable ni razonable, pero no hay otra alternativa

Los seres humanos en general y los españoles en particular nos quejamos mucho del trabajo, pero algo de lo que nos lamentamos poco a pesar del impacto tan negativo que tiene en nuestras vidas es el propio desplazamiento (en inglés tienen una palabra para definir esto: commuting, que significa «desplazarse al trabajo», tal cual). En una ciudad grande, el tiempo medio empleado en llegar al lugar de trabajo es de 50 minutos, lo que significa que hay mucha gente que está aguantando trayectos incluso más largos.

Es curioso que habitualmente no se tenga en cuenta el coste que supone este desplazamiento. Y no es poco, porque es además un coste con varias vertientes:

Minimalismo: qué es, qué no es, y cómo adaptarlo a tu vida

¡Nadie dijo que fuera a ser sencillo!

Con esto de ser Esencialista y tal, últimamente leemos mucho sobre minimalismo. Artículos en blogs, cuentas de Instagram, libros, documentales… parece que todo el mundo tiene algo que opinar sobre el tema. Como es natural, nuestra intención era la de encajar nuestro estilo de vida en los cuatro conceptos clave que nos definen: Minimalismo, Libertad Financiera, Ahorro y Sostenibilidad. Y sin embargo, cuanto más investigábamos sobre esto, más dudas empezaba a tener sobre si realmente eran conceptos intrínsecamente relacionados. ¿Es una vida minimalista necesariamente sostenible? ¿Es el ahorro una consecuencia directa de aplicar el minimalismo a todas tus decisiones? Nos ayuda a avanzar en el camino hacia la Independencia Financiera?

Estaba dándole vueltas a esto cuando me encontré por casualidad con este artículo. En él, los chicos de Vivir sin Plástico se plantean las mismas preguntas: ¿es sostenible tirar cosas que realmente puedes seguir usando? ¿Es minimalista el guardar cosas que puedes reusar a futuro, con el objetivo de evitar compras adicionales? ¿Cómo podemos combinar estos conceptos y ponerlos en práctica en el día a día?

Progreso de objetivos Esencialista 2019: Primer trimestre

Como ya os contamos por aquí, a principios de año nos fijamos como objetivo para 2019 reducir el gasto. El año pasado fue complicado y se nos descontroló un poco la cosa, así que decidimos volver a tomar las riendas del ahorro y asegurarnos de que cada paso que damos nos acerca un poco más a nuestro destino final: ¡la independencia financiera! (que traducido ahora mismo viene a ser: ¡devolver toda la pasta que debemos!).

Ya han pasado casi 3 meses (ay, Dios, no me hagáis pensar en lo rápido que pasa el tiempo), y como todos los libros de autoayuda recomiendan, es momento de parar y ver lo que hemos avanzado hasta ahora. Así que vamos allá, a revisar los 4 sub-objetivos que definimos en Enero:

Los mejores blogs en inglés sobre Minimalismo e Independencia Financiera

Como suele ocurrir, muchos de los movimientos sociales que empiezan en Estados Unidos tardan unos años más en llegar hasta Europa, y cuando aquí están empezando, allí llevan ya un tiempo establecidos y consolidados. No podía ser menos con el movimiento minimalista y la Independencia Financiera (llamada en inglés FIRE, por «Financial Independence and Early Retirement»). Lo bueno es que siempre tenemos un filón de información interesante que buscar en inglés, y un montón de gente compartiendo información interesante.

Así que si quieres ver qué se cuece sobre Minimalismo e Independencia Financiera, te recomendamos echar un vistazo a estos blogs:

La inflación del estilo de vida

O cuando te paras a mirar hacia atrás y ves que llevas una temporada haciendo el idiota y ni te habías dado cuenta… económicamente hablando. Sí, nos ha pasado.

Uno de los muchos beneficios de mantener un balance anual es que puedes tracear cómo evoluciona tu nivel de ahorro en el tiempo. Así fue como pudimos comprobar que habíamos ahorrado más o menos la misma cantidad durante los últimos 9 años. Qué bien, hemos conseguido mantener un nivel alto de ahorro durante ¡9 años! Un momento… pero la inflación en España está estancada hace tiempo. Y en los últimos años hemos ido aumentando nuestros ingresos (tampoco mucho, para qué nos vamos a engañar, pero debería notarse algo). Si ingresamos más pero ahorramos lo mismo, sin ningún cambio sustancial en nuestra vida… ¡Horror! ¡Hemos sido víctimas de la inflación del estilo de vida!

Lleva tu agua Contigo

Vale, igual se me ha ido un poco la mano con el juego de palabras.

El caso es que, en tiempos pre-Esencialistas, nunca se me hubiera ocurrido salir de casa cargando con una botella de agua. En los lugares por los que nos movemos casi siempre existe la posibilidad de comprar una botella en cualquier sitio, o entrar en alguna cafetería y tomar algo. En los casos en los que íbamos al campo, en vez de llevar una cantimplora, comprábamos una botella grande de litro y medio en una gasolinera y listo (y así la llevábamos fresquita).

Sin embargo, cada vez hay más gente llamando la atención sobre el impacto ecológico de las botellas de plástico de un solo uso, y sobre lo caro y poco sostenible que es el agua mineral embotellada (sin aportar gran cosas en cuanto a calidad con relación al algua del grifo, al menos donde vivimos nosotros). Si el agua no es buena donde vives y necesitas comprar agua embotellada, en cualquier caso, por el mismo precio que una botellita de medio litro en la calle puedes comprar una bombona de 5 litros en el supermercado.

Por otro lado, también se pone en duda la seguridad de los plásticos de los envases, incluso los destinados al uso alimentario. ¿Es realmente saludable beber agua embotellada? En principio, los envases de plástico deberían ser seguros, al menos los que no llevan Bisfenol A (BPA), pero incluso las botellas de agua mineral, cumpliendo todas las normativas existentes, tienen componentes tóxicos que hay quien prefiere evitar. En cualquier caso, está desaconsejado usarlas más de una vez.

Objetivo para 2019: gastar menos

En Esencialistas compartimos totalmente el propósito de año nuevo de Dilbert de no tomar decisiones importantes sobre la vida basadas en fechas aleatorias del calendario. Sin embargo, y haciendo una excepción, este año hemos decidido hacer un esfuerzo por reducir el gasto anual.

El motivo es que, al revisar el balance de 2018 (si no llevas un balance de este tipo, sin duda deberías llevarlo – ¡pronto tendremos un post dedicado a este tema!), el gasto se disparó el año pasado y el ahorro se nos vino abajo. En parte debido a cambios sustanciales en nuestra vida (casa nueva, algunos meses de excedencia, muchos pañales que comprar), pero una buena parte viene de gastos relativamente intrascendentes que, sumados, dan lugar a la catástrofe.

Cualquier aspirante a la independencia financiera que se precie sabe que tener el gasto controlado es una parte imprescindible del camino, y no únicamente tener unos ingresos elevados. Pese a lo que piensa la mayoría de la gente, los ingresos son relevantes sólo hasta cierta cantidad (evidentemente, si vives con salario de subsistencia no podrás nunca acumular lo suficiente como para obtener ingresos por rentas, pero ese mínimo es mucho menor de lo que se cree). Tener unos gastos reducidos contribuye en gran medida al ahorro que te lleva a ser financieramente libre (hablaremos más sobre este tema en un futuro cercano).

Y dicho esto, vamos al lío: