Cuando desplazarse al trabajo no es sostenible

ir al trabajo

A veces no es sostenible, rentable ni razonable, pero no hay otra alternativa

Los seres humanos en general y los españoles en particular nos quejamos mucho del trabajo, pero algo de lo que nos lamentamos poco a pesar del impacto tan negativo que tiene en nuestras vidas es el propio desplazamiento (en inglés tienen una palabra para definir esto: commuting, que significa «desplazarse al trabajo», tal cual). En una ciudad grande, el tiempo medio empleado en llegar al lugar de trabajo es de 50 minutos, lo que significa que hay mucha gente que está aguantando trayectos incluso más largos.

Es curioso que habitualmente no se tenga en cuenta el coste que supone este desplazamiento. Y no es poco, porque es además un coste con varias vertientes:

Minimalismo: qué es, qué no es, y cómo adaptarlo a tu vida

¡Nadie dijo que fuera a ser sencillo!

Con esto de ser Esencialista y tal, últimamente leemos mucho sobre minimalismo. Artículos en blogs, cuentas de Instagram, libros, documentales… parece que todo el mundo tiene algo que opinar sobre el tema. Como es natural, nuestra intención era la de encajar nuestro estilo de vida en los cuatro conceptos clave que nos definen: Minimalismo, Libertad Financiera, Ahorro y Sostenibilidad. Y sin embargo, cuanto más investigábamos sobre esto, más dudas empezaba a tener sobre si realmente eran conceptos intrínsecamente relacionados. ¿Es una vida minimalista necesariamente sostenible? ¿Es el ahorro una consecuencia directa de aplicar el minimalismo a todas tus decisiones? Nos ayuda a avanzar en el camino hacia la Independencia Financiera?

Estaba dándole vueltas a esto cuando me encontré por casualidad con este artículo. En él, los chicos de Vivir sin Plástico se plantean las mismas preguntas: ¿es sostenible tirar cosas que realmente puedes seguir usando? ¿Es minimalista el guardar cosas que puedes reusar a futuro, con el objetivo de evitar compras adicionales? ¿Cómo podemos combinar estos conceptos y ponerlos en práctica en el día a día?

Dar el salto al minimalismo. Segunda parte: el proceso

De los creadores de «Primera parte: el motivo», ahora llega la segunda parte: «¿cómo coj**** lo hago?»

Si leíste nuestro primer artículo sobre la decisión inicial de pasarte al minimalismo, es posible que ahora te estés planteando cómo dar ese salto. A fin de cuentas, no es fácil: tras una vida entera acumulando cosas, no es sencillo cambiar por completo de hábitos. O tal vez ya lo has hecho, y en ese caso probablemente te reconocerás en estas líneas.

A grandes rasgos, para adoptar un estilo de vida minimalista hay que atacar en dos frentes:

  • Eliminar todo el exceso acumulado para quedarte sólo con lo esencial
  • Dejar de comprar y acumular nuevas cosas

Ambos requieren un esfuerzo importante, pero tienen enfoques muy diferentes: mientras que eliminar requiere un esfuerzo mental y es un trabajo que hay que ejecutar una sola vez, dejar de comprar supone un cambio de actitud que afecta a tu vida tal y como la has estado viviendo hasta ahora. Lo bueno es que una vez eliminado todo lo superfluo, la sensación de paz que conlleva te quita bastante las ganas de acumular de nuevo. Así que nosotros recomendamos abordar primero la fase de eliminar, y una vez completado incorporar el cambio que supone dejar de comprar.

Ahorrar en suministros

Una vez conocí a un tío que no tenía agua corriente en casa y se la llevaba del trabajo en garrafas. Aquí te damos algunos consejos menos cutres para ahorrar en suministros

Los suministros (electricidad, agua, gas) son los típicos gastos que erosionan el ahorro mes a mes. Y por tanto intentar que sean lo más bajos posibles debe ser el objetivo de cualquier Esencialista.

Y es que, como ya comentamos en el post de Pensando en Interés Compuesto, un ahorro recurrente puede convertirse en el futuro en una cifra muy importante. 10 euros al mes pueden parecer muy poco, pero bien invertidos pueden ser más de 8.000 euros dentro de 20 años.

Ahorrar agua y energía es posible (con el grifo adecuado)

Pista: no, el de la foto no es el adecuado

Jamás me había planteado que un grifo fuera algo a lo que dedicar más de un minuto de reflexión, hasta que hicimos la reforma de nuestra casa. Para mí, un grifo era un objeto que accionando un mecanismo producía agua, punto (bueno, para ser justos, sí veía una diferencia sustancial entre uno monomando y uno antiguo con dos manetas separadas para agua fría y caliente, pero poco más).

Así que cuando llegó la hora de elegir qué grifos poner, la conversación fue más o menos así:

Posts recomendados – Marzo 2019

Marzo vino, Marzo se va, con las flores de los cerezos. Como siempre, aquí te dejamos los artículos que más nos han gustado durante el último mes:

  • En este artículo invitado en Vida en Positivo, Adri Nerja nos cuenta con mucho detalle su método para administrar su dinero. Aunque nuestra situación es mucho más sencilla en cuanto a ingresos y deudas, y nuestra máxima es más bien «no gastar en nada que no sea necesario salvo en cosas muy justificadas», si tienes múltiples fuentes de ingresos y muchos gastos seguramente te resulte útil para ayudarte a empezar a poner las cuentas en orden.
  • En su post sobre Regalos, una aproximación minimalista Álvaro Sánchez nos cuenta su enfoque de cara a los regalos, y aprovecha para poner a parir la costumbre del amigo invisible, algo que parece amargarle las Navidades a más de uno cada año (nosotros lo dejamos de hacer también hace tiempo, la verdad).
  • En Menos Plástico y Menos Despilfarro: El Regreso de la Compra a Granel Rodrigo Casteleiro nos cuenta cómo es el negocio de Pepita y Grano, una tienda de productos a granel abierta hace relativamente poco en Madrid. Sólo de leerlo me han entrado unas ganas locas de ir a comprar especias y legumbres (estén atentos a sus pantallas porque en breve os contaremos nuestra experiencia).
  • En este artículo sobre el SubZero Waste, Ana de Cómo Ser Minimalista nos cuenta qué es esta tendencia y qué significa (spoiler: consiste en asegurar la sostenibilidad de todo el proceso de producción).
  • Este mes, Sam Dogen nos sorprende con este artículo en Financial Samurai: The Most Amazing Estate Plan You’ll Ever Read. Léelo si quieres conocer el malvado plan de dos hermanos para repartirse la herencia con su hermana mayor. En serio, esta vez sin spoilers 🙂

Y tú, ¿nos recomiendas algún artículo este mes? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Progreso de objetivos Esencialista 2019: Primer trimestre

Como ya os contamos por aquí, a principios de año nos fijamos como objetivo para 2019 reducir el gasto. El año pasado fue complicado y se nos descontroló un poco la cosa, así que decidimos volver a tomar las riendas del ahorro y asegurarnos de que cada paso que damos nos acerca un poco más a nuestro destino final: ¡la independencia financiera! (que traducido ahora mismo viene a ser: ¡devolver toda la pasta que debemos!).

Ya han pasado casi 3 meses (ay, Dios, no me hagáis pensar en lo rápido que pasa el tiempo), y como todos los libros de autoayuda recomiendan, es momento de parar y ver lo que hemos avanzado hasta ahora. Así que vamos allá, a revisar los 4 sub-objetivos que definimos en Enero:

Los mejores blogs en inglés sobre Minimalismo e Independencia Financiera

Como suele ocurrir, muchos de los movimientos sociales que empiezan en Estados Unidos tardan unos años más en llegar hasta Europa, y cuando aquí están empezando, allí llevan ya un tiempo establecidos y consolidados. No podía ser menos con el movimiento minimalista y la Independencia Financiera (llamada en inglés FIRE, por «Financial Independence and Early Retirement»). Lo bueno es que siempre tenemos un filón de información interesante que buscar en inglés, y un montón de gente compartiendo información interesante.

Así que si quieres ver qué se cuece sobre Minimalismo e Independencia Financiera, te recomendamos echar un vistazo a estos blogs:

Finanzas para niños: ¿paga sí o paga no?

A mí nunca me dieron paga. Pero tranquilos, ¡no llaméis todavía a los Servicios Sociales! Que es una historia con final feliz.

A estas alturas ya es bastante evidente que tener un buen control de la economía personal es una condición necesaria para una vida tranquila y feliz. Por eso, mucha gente se plantea cómo educar a los niños para que de adultos no sean unos lerdos financieros. Con esta idea en mente, la costumbre más común es darles una paga, con la idea de enseñarles a ahorrar y a manejar su propio dinero.

Preparáos, porque vamos con <modo abuelo cebolleta ON>.

La inflación del estilo de vida

O cuando te paras a mirar hacia atrás y ves que llevas una temporada haciendo el idiota y ni te habías dado cuenta… económicamente hablando. Sí, nos ha pasado.

Uno de los muchos beneficios de mantener un balance anual es que puedes tracear cómo evoluciona tu nivel de ahorro en el tiempo. Así fue como pudimos comprobar que habíamos ahorrado más o menos la misma cantidad durante los últimos 9 años. Qué bien, hemos conseguido mantener un nivel alto de ahorro durante ¡9 años! Un momento… pero la inflación en España está estancada hace tiempo. Y en los últimos años hemos ido aumentando nuestros ingresos (tampoco mucho, para qué nos vamos a engañar, pero debería notarse algo). Si ingresamos más pero ahorramos lo mismo, sin ningún cambio sustancial en nuestra vida… ¡Horror! ¡Hemos sido víctimas de la inflación del estilo de vida!