Progreso de objetivos Esencialista 2019: Tercer trimestre

Ya han pasado tres cuartos del año, y de nuevo llega el momento de repasar cuánto nos hemos acercado o desviado de cumplir los objetivos que nos marcamos a principios de año. Como os hemos comentado en anteriores entregas, nos fijamos un objetivo de ahorro porque por avatares del destino habíamos tenido muchísimos gastos el año pasado, y a la vez tenemos que amortizar una deuda grandota de esas que empiezan por Hi y terminan por Poteca. Amortizar la deuda que tenemos es imprescindible para poder retomar de nuevo el camino de la inversión hacia la Independencia Financiera.

Lo malo es que ya sabéis, las bicicletas son para el verano y el verano es para gastar y gastar. Hace buen tiempo, hace calor, llegan las vacaciones y las ganas de hacer muchas cosas, y hamijos, aunque hay montones de planes de ocio gratuitos o muy baratos (creednos, somos expertos en eso), al final si estás todo el día de juerga acabas palmando pasta sí o sí.

Resumiendo: que en el último trimestre se nos ha ido la cosa de las manos un poco. Lo único que nos tranquiliza es que nuestros objetivos de ahorro están fijados en base a años previos, y por suerte o por desgracia el trimestre de verano es similar en gastos todos los años (sí, el verano vuelve puntualmente cada Junio).

Sin enrollarnos más, vamos allá a dar un repaso a los sub-objetivos del año:

Objetivo 1: Reducir el gasto en ocio (especialmente: en comer fuera)

Los niños se han hecho un poco más mayores y han dado un cambio perceptible en los últimos meses, así que aunque no hemos pedido nada de comida a domicilio que yo recuerde, sí hemos empezado de nuevo a salir a comer o cenar fuera. Como siempre, no solemos ir a sitios caros ni tampoco vamos más de un día a la semana normalmente, pero es que somos 5 y todos tragan sushi como si se apellidasen Watanabe.

Además, este verano hemos viajado al extranjero (a casa de familia, pero los vuelos de 5 personas no son poca broma), y una semana a un alojamiento ecológico en Navarra que supone un desembolso importante para 5 personas (aunque vale cada céntimo que cuesta, eso sin dudarlo).

Ahora hemos vuelto a la rutina en Madrid y echamos de menos muchos restaurantes que solíamos visitar cuando éramos más jóvenes o teníamos menos niños, así que estamos volviendo de nuevo.

Todo esto para decir que Objetivo 1 -> FAIL.

Objetivo 2: Reducir el gasto en el supermercado

Nuestro objetivo en este sentido es acercarnos a la media de 100€ de gasto de supermercado por semana. No es que nos hayamos sacado ese número del… sombrero, sino que es más o menos lo que podría gastar una familia de 4 o 5 miembros, como también como corrobora Mr. Money Mustache en su artículo sobre el gasto en supermercado (para este objetivo, estimamos un coste de supermercado similar entre EEUU y España, y haciendo un cambio €/$ de 1 a 1).

Sin embargo, desde hace un par de meses hemos tenido que cambiar nuestra alimentación (recientes restricciones al gluten, los lácteos, las legumbres, la soja y alguna cosa más), y para compensar hemos empezado a consumir alternativas que al final resultan mucho más caras.

Tengo que reconocer que con el ajetreo del verano hemos perdido un poco la cuenta y no sé si estamos cerca o lejos de los 100€ semanales, pero en cualquier caso nuestra factura de supermercado se ha encarecido. Comer sano y ecológico y ahora con restricciones… no ayuda.

Así que gracias a tener la salud de una patata pocha, Objetivo 2 -> FAIL

Objetivo 3: Reducir el gasto en ropa

Por suerte, parece que vamos a cumplir un objetivo. Al menos en teoría, sino en la práctica. Como somos minimalistas de pro y odiamos la acumulación de trastos, no hemos comprado apenas ropa en los últimos tres meses. También es verdad que recibimos a menudo la ropa que descartan amigos y familiares, pero aún así no compramos apenas nada algo inusual en una familia con niños pequeños. Recordáis lo que os decíamos en el artículo sobre minimalismo con niños de que los niños no necesitan miles de juguetes? Pues atención, sorpresa: ¡tampoco necesitan miles de prendas!

No cuento los 300€ que nos hemos tenido que gastar en uniformes para primaria porque por nos han obligado 🙁

Así que bueno, aunque sea moralmente, Objetivo 3 -> ÉXITO

Objetivo 4: Reducir el gasto en cosas para la casa

Somos tan inútiles que hemos roto dos veces en un trimestre la puerta del sótano. A 100€ por reparación (no lo cubre el seguro, me encantaría saber porqué…), podéis calcular. También se nos ha roto un aspirador sin bolsa que supuestamente era la Compra Maestra del OCU, y por despecho o qué se yo nos hemos comprado un Dyson que parece el motor de un reactor y cuesta como si lo fuera.

Al menos no hemos comprado chismes ni decoración, y unas estanterías estupendas para la cocina nos las ha adaptado Suegro Esencialista reutilizando unas viejas que tenía de su antiguo piso.

También hemos comprado unas mesas y bancos plegables para hacer barbacoas en el jardín, aunque no sé si debería contarlo porque yo creo que se amortizarán con las salidas a restaurantes que evitan. Igual que la manta de picnic de 2x2m, una inversión más que amortizada! Ríete de los fondos de Vanguard.

Os estoy liando, la verdad es que entre una cosa y otra, Objetivo 4 -> FAIL

Nos quedan 3 meses para arreglar el desaguisado. Vamos de momento 2000€ por debajo de nuestro objetivo de ahorro, y si conseguimos llegar a esa cifra lo consideraremos un éxito.

Y tú, ¿te has marcado algún objetivo para este año? ¿qué tal te está yendo? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *