¡Nos vamos de feria! (Biocultura 2019)

Este año, como ya es tradición, nos hemos cogido el día libre para asistir a Biocultura. Para los que no lo conozcáis, Biocultura es una feria de productos ecológicos y consumo responsable que tiene cada año cita en varias ciudades de España. Nosotros nos apuntamos cada año a la edición de Madrid, que se celebra en los días próximos a la fiesta de la Almudena.

En Biocultura se puede encontrar un montón de productores y negocios relacionados con la ecología y la sostenibilidad. Hay una parte muy importante (casi un pabellón entero) dedicada a la alimentación, pero también hay zonas específicas de cosmética natural, crianza consciente, ropa, utensilios de cocina y menaje, e incluso construcción sostenible y bioedificación. En los stands se puede ver y tocar muchos de los productos que generalmente se compra online, y en la zona de alimentación es habitual probar todo tipo de comidas ricas, desde carne ecológica a semillas, quesos, bebidas vegetales y cerveza (sí, sí, que sea ecológico no significa que sea un rollo zen).

Hace algunos años, cuando la alimentación ecológica y la sostenibilidad no eran tan mainstream, Biocultura era un reducto de hippies comeflores. Ahora… pues también 🙂 (es broma: ahora por suerte no hace falta estar comprometido con ninguna causa para hacer de tu vida algo más sostenible). Así que no os asustéis, las rastas no son imprescindibles, y en la feria encontraréis sobre todo gente de la que no se diferencia del resto por la calle, y sólo de vez en cuando a alguno con un turbante.

Este año, al igual que el año pasado, la feria cuenta con dos pabellones en vez de uno sólo, con lo que hay mucho espacio para curiosear. Se nota que el sector está al alza y deja de ser minoritario, lo que creemos que es bueno para todo el mundo. También se nota que la luz y la climatización son mejores que otros años (lejos quedaron los pasillos estrechos atestados de gente y el calor insufrible). Nosotros solemos ir el viernes porque hay aún menos gente de lo normal, pero es razonable ir en fin de semana… ¡y aún estáis a tiempo! ¿Tenéis ya plan para el fin de semana? En muchos herbolarios encontraréis, además, descuentos para la entrada general.

En la edición de este hemos encontrado un montón de cosas interesantes:

  • La parte de ropa infantil ecológica ha crecido mucho, y hay un montón de puestos preciosos con prendas libres de tóxicos. Adiós, fast fashion; Hola, moda sostenible: bien pensada, bonita y duradera
  • Tal vez hemos parado poco por esa zona, pero sigue habiendo una parte interesante dedicada a la crianza, al porteo y a los juguetes de madera y no estructurados. Buena idea de cara a las Navidades, época del año en la que más basura de plástico se compra a los niños.
  • También hemos encontrado una oferta cada vez mayor de ropa y zapatos para adultos. En el pasado, la ropa ecológica se reducía a prendas muy básicas o con aspecto de túnica de monje budista. Hoy hay ropa que le da mil vueltas a los trapos de las grandes cadenas, perfectamente ponibles. Nosotros nos hubiéramos llevado TODO. Pero somos Esencialistas. No lo necesitábamos. Hemos sido fuertes. Snif.
  • Cada vez se ven más stands dedicados a la higiene femenina (sí, las copas menstruales y las compresas de tela). Lo que hace un tiempo era algo propio de locas new age, y ahora utilizan mujeres de todo tipo, para su propio bien y el del planeta. Para las Esencialistas de género femenino, si todavía os asustan un poco estas alternativas hippies a los productos industriales cargados de tóxicos, es buena idea darse una vuelta por los stands, donde os informarán muy bien.
  • Hemos encontrado también un par de stands de bioconstrucción. Ahora no tenemos necesidad porque nuestra casa ya está construida, pero si tenéis en mente algo así, o simplemente tenéis curiosidad, os lo contarán muy bien.
  • Y como siempre, hemos comido de maravilla, hemos probado caldos, chocolates y tés, hemos comprado frutos secos y tenemos el maletero lleno. Comprar comida es una licencia que sí nos permitimos 🙂

 

Como cada año, hemos encontrado a los productores que más nos gustan, pero no os recomendamos ninguno en particular, porque los que no conocemos seguramente son igual de buenos, así que lo que os sugerimos es que vayáis y os dejéis sorprender. ¿Os pasáis por el IFEMA?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *