Minimalismo: qué es, qué no es, y cómo adaptarlo a tu vida

¡Nadie dijo que fuera a ser sencillo!

Con esto de ser Esencialista y tal, últimamente leemos mucho sobre minimalismo. Artículos en blogs, cuentas de Instagram, libros, documentales… parece que todo el mundo tiene algo que opinar sobre el tema. Como es natural, nuestra intención era la de encajar nuestro estilo de vida en los cuatro conceptos clave que nos definen: Minimalismo, Libertad Financiera, Ahorro y Sostenibilidad. Y sin embargo, cuanto más investigábamos sobre esto, más dudas empezaba a tener sobre si realmente eran conceptos intrínsecamente relacionados. ¿Es una vida minimalista necesariamente sostenible? ¿Es el ahorro una consecuencia directa de aplicar el minimalismo a todas tus decisiones? Nos ayuda a avanzar en el camino hacia la Independencia Financiera?

Estaba dándole vueltas a esto cuando me encontré por casualidad con este artículo. En él, los chicos de Vivir sin Plástico se plantean las mismas preguntas: ¿es sostenible tirar cosas que realmente puedes seguir usando? ¿Es minimalista el guardar cosas que puedes reusar a futuro, con el objetivo de evitar compras adicionales? ¿Cómo podemos combinar estos conceptos y ponerlos en práctica en el día a día?

Así que, en un intento de encontrar respuesta a todas estas preguntas, le estuvimos dando vueltas y llegamos a las siguientes conclusiones:

  • Minimalismo NO tiene por qué suponer Ahorro: tener pocas cosas no es sinónimo de gastar menos dinero. Es posible vivir con muy poco, pero muy caro, al igual que es posible comprar constantemente todo tipo de basura de mala calidad y poco precio, y vivir rodeado de montones de trastos sin gastar mucho. En este caso, la calidad y la cantidad no tienen ninguna relación -más aún en la sociedad del hiperconsumismo, donde es posible adquirir todo tipo de objetos producidos en condiciones deplorables. Además, el minimalismo consiste en vivir con poco, pero nadie ha dicho que tengas que comprar poco: puedes comprar y tirar constantemente, de manera que nunca tengas demasiadas cosas a la vez pero pasen muchas cosas por tus manos (posiblemente esto sea estirar mucho el concepto de minimalismo, pero hay gente que lo entiende así). También puedes vivir comprando poco y no muy caro, claro: en tu mano está el combinar ambos conceptos como mejor te parezca
  • Minimalismo NO implica necesariamente Sostenibilidad: de hecho, incluso puede estar reñido. Si quieres llevar un estilo de vida sostenible necesitas plantearte la reutilización (frente al reciclado o la compra de cosas nuevas), y reutilizar implica acumular cosas para darles un uso futuro, lo cual choca de frente con el concepto de minimalismo (si has leído el libro de Marie Kondo entenderás a qué nos referimos). En nuestra experiencia, es complicado encontrar un punto ideal, pero el objetivo es intentar reutilizar en la medida de lo posible sin convertir tu casa en un centro de desguace.
  • Sostenibilidad NO es sinónomo de Ahorro: y, por desgracia, a día de hoy intentar llevar una vida más sostenible muchas veces requiere gastar más dinero. Lo cierto es que los que nos preocupamos por el impacto de nuestas compras y la huella que dejamos en el planeta estamos en desventaja: competimos con todas aquellas personas y empresas a las que no les importa un pimiento arrasar con todo. Por eso, a menudo las alternativas ecológicas (cosmética bio, alimentación ecológica, ropa sostenible) son más caras que las convencionales, ya que los productos más respetuosos con el medio ambiente cargan con el coste de su propio impacto, mientras que los demás se limitan a explotar los recursos disponibles con el único objetivo de reducir el precio y ampliar el beneficio. Por ello, nosotros intentamos maximizar la sostenibilidad en la medida de lo que nos podemos permitir y nos parece razonable, y cada cual debe aplicar su propia ética y su propio criterio según su situación. Por cierto, no olvides que las opciones sostenibles generalmente son también más saludables, y siempre merece la pena invertir en salud.
  • Ahorro e Independencia Financiera pueden NO estar relacionados: aunque lo suyo es que sí lo estén, puedes alcanzar la Independencia Financiera sin molestarte en ahorrar, siempre que seas capaz de incrementar considerablemente tus ingresos. Hay expertos en FIRE, como Sam Dogen del blog Financial Samurai, que promueven este estilo de vida. Del mismo modo, puedes esforzarte al máximo en ahorrar y no alcanzar la Independencia Financiera nunca, si no consigues tener una fuente de ingresos razonable o no consigues rentabilizar bien tus ahorros. Si el problema es el primer caso, puede ser complicado de solucionar -especialmente en la situación económica actual-, pero mejorar tu formación en tu campo o aprender cosas nuevas te puede ayudar a obtener mejores salarios. Si tu problema es el segundo caso, es el momento de plantearte invertir: en este artículo te contamos nuestra estrategia de inversión, y en este libro tienes una muy buena descripción de las alternativas disponibles. También puedes echar un vistazo al blog de Guillem, de La Hormiga Capitalista, para encontrar tanto propuestas de inversión como ideas de ahorro.

En resumen, ni el Minimalismo, ni la Libertad Financiera, ni el Ahorro ni la Sostenibilidad son una religión. Son objetivos que te ayudarán a llevar una vida más feliz, pero nadie te obliga a plegarte a ninguno de ellos de manera rígida ni a seguir los preceptos que te marque alguien a rajatabla. Lee, investiga y aplica lo que te resulte útil y te ayude en tu vida y descarta todo lo demás. Y, sobretodo, no lo olvides: es importante conocer tu destino final, pero igual de importante es disfrutar del camino 🙂

2 comments
  1. Interesante artículo.
    En lo personal no me considero bajo ninguna de estás “filosofías” sin embargo adoptó muchas cosas de ellas.
    Creo qué muchas veces hay que tomar lo mejor de muchas cosas para alcanzar un equilibrio en nuestra única vida.

    En casa tratamos de consumir alimentos

    En lo personal financieramente no gasto más de lo que entra, ahorro y no debo ningún crédito.
    Eso me da mucha tranquilidad y libertad, la cuál me permite poder tomar decisiones importantes sin menos presión o necesidad.

    Vivir con menos es algo qué cuesta, pero tampoco significa llegar a vivir con 30 objetos, sino realmente evaluar si lo que tenemos realmente lo vamos a usar o si realmente es necesario comprar tal o cual cosa, es un hábito qué hay que generar y sobre todo no depositar en los objetos más de lo que realmente son.

    En casa tratamos de consumir alimentos orgánicos, por qué además son más justos con los productores, tratamos de no ir a súper mercados ni comer alimentos de mala calidad nutricional.
    Buscamos comprar todo con envases retornables, vidrio, cartón y lo que no queda otra opción al reciclado.
    No se tira nunca comida.

    La ropa es un tema complicado, las marcas sustentables en mí país son muy pocas y sin considerar el alto precio, por suerte en algunos viajes hemos podido comprar algunas prendas y qué al ser de buena calidad nos van a acompañar muchos años.

    En fin, hago y trato de que mi esposa y chicos se sumen, es tratar de llevar una forma de vida más justa, menos dependiente y sobre todo feliz, por qué estas cosas te generan felicidad.

    Pd: es fundamental él deporte en todo esto, ayuda mucho a bajar la ansiedad, el estrés y a aclarar la cabeza!

    Saludos

  2. Hola Federico!

    Totalmente de acuerdo contigo, lo importante no es ponerse una etiqueta u otra, sino saber adoptar lo mejor de cada una para construir tu filosofía propia y personal, la que te mejor te lleve por tu camino 🙂

    Efectivamente, creo como tú que vivir con menos no es un reto ni una meta, sino simplemente un hábito que te proporciona muchos beneficios y te da energía para dedicar a otras cosas más importantes. No hace falta vivir como un monje, sino simplemente no ser esclavo de lo que posees. Eso además te da más libertad económica, que como dices, no consiste en acumular dinero sino en poder tomar decisiones honestas sin la presión de una deuda.

    Nos alegramos mucho de verte por aquí. Esperamos leerte en el futuro!

    Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *