Energía solar en casa (II): Los mil usos del sol

Energía solar

Vale, igual no son tantos usos. Pero son muchos más de los que imaginamos.

Cuando se habla de energía solar, generalmente se piensa inmediatamente en la producción de electricidad. Sin embargo, La energía que llega a nuestro planeta proveniente del sol se utiliza de muchas otras maneras, seamos conscientes o no de ello.

Poca broma con el sol

Según explica este interesante artículo de la Wikipedia, la Tierra recibe a diario 174 PW (petavatios, que no es poco) de energía desde las capas superiores de la atmósfera, en forma de radiación electromagnética en el rango del espectro visible, el infrarrojo y una pequeña parte del ultravioleta. Un tercio de esta energía es reflejada por la atmósfera de vuelta al espacio, y el resto (una barbaridad) es absorbido por la propia atmósfera y la masa terrestre (es decir, agua, tierra y todo lo que hay encima de ella).

Si estáis haciendo números y concluyendo que con la energía que llega del sol podríamos soportar de sobra el consumo anual de toda la Humanidad, no os vengáis arriba todavía. No toda la energía que no se refleja está disponible para generación de energía útil, pero al mismo tiempo, no toda la energía que no es aprovechada de forma activa por el Ser Humano se pierde sin remedio.

Energía solar: no es sólo lo que piensas

Para empezar, una parte importante de esta energía es absorbida por las nubes y las masas de agua y tierra, que se calientan. Estos incrementos de temperatura producen circulación o convección atmosférica, es decir, hacen que el aire se mueva produciendo viento. El viento es otra de las fuentes de energía renovables aprovechadas para generar electricidad, por lo que de manera indirecta, la producción de energía eólica es también una forma de generación solar.

Como me estoy enrollando mucho, os lo resumo: Sol -> Viento -> Energía.

Por otro lado, la energía solar es aprovechada también por todos los vegetales y algas que realizan la fotosíntesis, siendo el origen de gran parte de la energía que requieren todos los seres vivos. Esto, de manera indirecta, da lugar a otro montón de fuentes de energía, por ejemplo:

  • Crecen los árboles que se usan para leña
  • Crecen los vegetales que una vez mueren dan lugar a carbón
  • Crecen los vegetales y animales que una vez muertos dan lugar a combustibles fósiles como el petróleo o el gas natural

De nuevo me estoy enrollando, así que os lo vuelvo a resumir: Sol -> Plantas -> Energía

Y por último, la radiación que nos llega del Sol y que no es absorbida por la atmósfera. las nubes, el agua o las plantas, está disponible para ser aprovechada directamente, que es en lo que habitualmente pensamos cuando hablamos de generación de energía solar. Esta categoría incluye tanto la producción de electricidad (energía solar fotovoltaica) como las muchas formas de aprovechamiento en forma de calor (energía solar fototérmica). Os contaremos más cosas sobre ambas formas de aprovechamiento de la energía solar en los próximos artículos (permanezcan atentos a sus monitores).

Por cierto, que dentro de esta categoría están tanto la producción de energía solar individual (lo que una persona media puede instalar en su vivienda) como la industrial (huertos solares, o incluso centrales solares con tecnologías avanzadas de producción prácticamente equivalentes a centrales de generación tradicionales). Sobre técnicas de producción industrial podéis leer en este artículo y otros relacionados de la wikipedia; aunque a nosotros nos parece muy interesante, como por ejemplo el uso de materiales salidos de la ciencia ficción para poder soportar las tempraturas de cerca de 800º que se pueden alcanzar en una planta de este tipo, en esta serie de posts nos centraremos en la producción de energía en un hogar normal. Si tienes tiempo y ganas, te animamos a investigar un poco más sobre ese tema (y a que luego nos lo expliques en los comentarios :P)

Generación solar pasiva y activa

Antes de acabar, un último apunte con relación a las posibles maneras de aprovechar la energía solar en una vivienda: cuando se piensa en tener una casa con generación de energía solar, normalmente se asocia a una instalación de paneles o algún sistema equivalente para captar la radiación. Sin embargo, en una vivienda existen dos maneras de aprovechar la energía del sol: de manera activa (los famosos paneles fotovoltaicos) o de manera pasiva.

La tecnología de energía solar pasiva incluye todas las técnicas de aprovechamiento de la energía solar en forma de luz o calor, sin transformarla en otro tipo de energía. Aplicado a las viviendas en particular, incluiría todo el diseño de una edificación que sirva para aprovechar la luz y el calor para reducir el consumo de energía: ventanas orientadas al sur, altura de los techos (el aire caliente tiende a acumularse en la parte superior de los espacios), estrategias de aumento de la masa térmica (a mayor masa térmica, menor variación de la temperatura), y especialmente calentamiento de agua (aquí entrarían los sistemas de energía solar fototérmicos que se ven tanto últimamente en los chalets y que son obligatorios por normativa en nuevas edificaciones). Sobre el tema de la masa térmica -que viene a decir que con muebles y materiales pesados tendrás una temperatura más estable en casa- escribió un artículo muy práctico y muy explicativo Mr. Money Mustache, y podéis leerlo aquí.

La generación solar pasiva es uno de los puntos clave de la arquitectura bioclimática, que busca la sostenibilidad en las edificaciones a base de utilizar las diferentes fuentes de energía disponibles y aprovecha las características del entorno y de los materiales de construcción para reducir el consumo energético. Es un tema apasionante sobre el que no tenemos ni idea, pero igual nos ponemos a investigar y os lo contamos en un futuro. Que no se diga que no nos lo curramos por nuestros lectores.

¡Ya tenemos la base clara!

Con el artículo anterior de Introducción a la energía solar y después de este resumen de diferentes tecnologías de generación, ya tenemos la base necesaria para entrar en detalle en las alternativas disponibles para tener un sistema de producción solar en casa. ¡No dejéis de leer nuestros siguientes artículos de la serie!

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Hemos entrado demasiado al detalle, o por el contrario crees que estamos tocando el tema de forma muy superficial? Te leemos en los comentarios 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *