Minimalismo: qué es, qué no es, y cómo adaptarlo a tu vida

¡Nadie dijo que fuera a ser sencillo!

Con esto de ser Esencialista y tal, últimamente leemos mucho sobre minimalismo. Artículos en blogs, cuentas de Instagram, libros, documentales… parece que todo el mundo tiene algo que opinar sobre el tema. Como es natural, nuestra intención era la de encajar nuestro estilo de vida en los cuatro conceptos clave que nos definen: Minimalismo, Libertad Financiera, Ahorro y Sostenibilidad. Y sin embargo, cuanto más investigábamos sobre esto, más dudas empezaba a tener sobre si realmente eran conceptos intrínsecamente relacionados. ¿Es una vida minimalista necesariamente sostenible? ¿Es el ahorro una consecuencia directa de aplicar el minimalismo a todas tus decisiones? Nos ayuda a avanzar en el camino hacia la Independencia Financiera?

Estaba dándole vueltas a esto cuando me encontré por casualidad con este artículo. En él, los chicos de Vivir sin Plástico se plantean las mismas preguntas: ¿es sostenible tirar cosas que realmente puedes seguir usando? ¿Es minimalista el guardar cosas que puedes reusar a futuro, con el objetivo de evitar compras adicionales? ¿Cómo podemos combinar estos conceptos y ponerlos en práctica en el día a día?

Nuestra estrategia de inversión

Hablar de inversión en España es complicado, porque por algún motivo es un tema un poco tabú. Si comentas que inviertes tu dinero, la gente tiende a asumir inmediatamente que

  • o bien eres un imbécil que está arriesgando sus ahorros a lo loco
  • o bien eres un cerdo capitalista que sólo busca enriquecerse a costa de los demás.

Evidentemente, ninguna de las dos cosas tiene por qué ser cierta (al menos en la inversión no especulativa). De hecho, invertir tus ahorros es casi la única opción razonable para sacarles algo de rendimiento. La estrategia habitual más conservadora en nuestro país, que consiste en dejar el dinero en el banco, en estos tiempos de tipos bajos es similar a guardar agua en un cubo con un agujero. Progresivamente vas perdiendo poder adquisitivo, y con suerte podrás igualar la inflación. La inversión, sea del tipo que sea (inmobiliaria, o en bolsa) es la manera más sencilla de conseguir un ingreso pasivo, y puede marcar la diferencia entre alcanzar la Independencia Financiera o tener que trabajar toda la vida.

Ahorrar en suministros

Una vez conocí a un tío que no tenía agua corriente en casa y se la llevaba del trabajo en garrafas. Aquí te damos algunos consejos menos cutres para ahorrar en suministros

Los suministros (electricidad, agua, gas) son los típicos gastos que erosionan el ahorro mes a mes. Y por tanto intentar que sean lo más bajos posibles debe ser el objetivo de cualquier Esencialista.

Y es que, como ya comentamos en el post de Pensando en Interés Compuesto, un ahorro recurrente puede convertirse en el futuro en una cifra muy importante. 10 euros al mes pueden parecer muy poco, pero bien invertidos pueden ser más de 8.000 euros dentro de 20 años.

Libre a los 50: Entrevista a Miguel Díaz

Un poco de contexto: conocí a Miguel mucho antes de conocer el concepto de Independencia Financiera. Por aquél entonces ni se me había pasado por la cabeza que se pudiera vivir sin tener que trabajar, al menos de forma convencional, salvo que fueras rico. Hoy en día el movimiento FIRE es una realidad, pero Miguel se construyó su propio camino mucho antes de que ese término fuera conocido aquí.

Cuando le preguntan por su estilo de vida, lo tiene claro: «25 años estudiando, 25 años trabajando, y qué menos que 25 años viviendo». Aunque de apariencia normal, Miguel lleva la vida más lujosa que uno se puede imaginar: tiene casi todo el tiempo para hacer lo que le dé la gana (digo «casi» porque me imagino que también tendrá que ir al dentista y esas cosas, como todo el mundo). No tiene que ir a diario a un trabajo que consuma toda su energía, lo que no significa que pierda el tiempo (de hecho, yo creo que conozco a pocas personas tan ocupadas como él).

Dedica su vida a lo que realmente le aporta valor, y tiene las cosas muy claras. Cuando le pregunto acerca de cómo decidió dar el paso definitivo hacia la Independencia Financiera, no lo duda: «Siempre tuve claro que quería dejar de trabajar, quizá porque no me gustaba mi trabajo. Siendo hiperactivo como soy, elegí el peor trabajo que podía haber elegido: todo el día encerrado entre cuatro paredes detrás de un mostrador. No vendí la farmacia mientras mi padre aún vivía, porque lo habría matado de un disgusto». Cuando estuvo claro que su hijo no quería continuar la profesión de su padre, Miguel por fin dio el paso y vendió su farmacia. Era el 1 de Enero de 2001 y tenía 50 años.

Los mejores blogs en inglés sobre Minimalismo e Independencia Financiera

Como suele ocurrir, muchos de los movimientos sociales que empiezan en Estados Unidos tardan unos años más en llegar hasta Europa, y cuando aquí están empezando, allí llevan ya un tiempo establecidos y consolidados. No podía ser menos con el movimiento minimalista y la Independencia Financiera (llamada en inglés FIRE, por «Financial Independence and Early Retirement»). Lo bueno es que siempre tenemos un filón de información interesante que buscar en inglés, y un montón de gente compartiendo información interesante.

Así que si quieres ver qué se cuece sobre Minimalismo e Independencia Financiera, te recomendamos echar un vistazo a estos blogs:

Posts recomendados – Febrero 2019

¡Otro mes que se pasa volando! Como siempre, aquí te dejamos los artículos que más nos han gustado durante el último mes:

  • En este artículo de Ideas Imprescindibles, José Moncada nos habla de La Bolsa Social. ¿Es posible invertir para obtener una rentabilidad en algo que además aporta valor a la sociedad? Es un punto muy importante para los que buscamos vivir de las inversiones y a la vez queremos un estilo de vida coherente y sostenible.
  • Destripando la Regla del 4%: Guillem de La Hormiga Capitalista no defrauda, y en este artículo súper trabajado nos habla de la regla del 4% para planificar cuánto dinero es necesario acumular de cara a vivir de las rentas, y las diferencias en función de los escenarios esperados. Imprescindible si tienes en mente la Libertad Financiera.
  • Uno en inglés del Financial Samurai (que este mes hace doblete): Average Consumer Expenditure Per Year Proves Americans Are Living The Dream, donde se muestran algunos datos de ingresos y gastos medios por familia en EEUU. Spoiler: ingresos medios por encima de 70.000$ y gastos medios anuales de 60.000$. Nos explota la cabeza sólo de pensar que esto se considere normal.
  • Y por último, éste que es curioso: The Importance of Feeling Consistently Uncomfortable for Personal and Financial Growth. Financial Samurai ha creado una encuesta para que todos sus lectores elijan el próximo lugar de residencia de su familia. Y, además, plantea una cuestión muy interesante y polémica: ¿es positivo exponerse a situaciones difíciles con la idea de que ayudan a fortalecer el carácter? ¿Se debería intentar evitar sufrimientos innecesarios a los niños?

La inflación del estilo de vida

O cuando te paras a mirar hacia atrás y ves que llevas una temporada haciendo el idiota y ni te habías dado cuenta… económicamente hablando. Sí, nos ha pasado.

Uno de los muchos beneficios de mantener un balance anual es que puedes tracear cómo evoluciona tu nivel de ahorro en el tiempo. Así fue como pudimos comprobar que habíamos ahorrado más o menos la misma cantidad durante los últimos 9 años. Qué bien, hemos conseguido mantener un nivel alto de ahorro durante ¡9 años! Un momento… pero la inflación en España está estancada hace tiempo. Y en los últimos años hemos ido aumentando nuestros ingresos (tampoco mucho, para qué nos vamos a engañar, pero debería notarse algo). Si ingresamos más pero ahorramos lo mismo, sin ningún cambio sustancial en nuestra vida… ¡Horror! ¡Hemos sido víctimas de la inflación del estilo de vida!

Pensando en el ahorro en términos de Interés Compuesto

Una creencia común -y errónea- es que la clave para tener un nivel alto de ahorro es tener un nivel alto de ingresos. Evidentemente, las dos cosas están relacionadas, pero ganar mucho no es condición suficiente para ahorrar mucho. Y de hecho ni siquiera es tan relevante como se suele pensar.

A la hora de la verdad, un factor tanto o más importante que los ingresos son los gastos. Y además, es un factor sobre el que tenemos mucho más control. Incrementar los ingresos siempre será positivo, pero en realidad es más importante saber ahorrar (y, sobretodo, saber sacarle una buena rentabilidad a lo ahorrado).

Dicho de una manera más simple: por mucho dinero que ganes, si lo derrochas en tonterías no llegarás nunca a acumular lo suficiente como para ser financieramente independiente. Sin embargo, unos ingresos relativamente bajos pero bien gestionados pueden dar lugar a unas rentas más que significativas, si sabes cómo hacer que generen el máximo interés posible.

Posts recomendados – Enero 2019

Corazón

Como cada mes, aquí van una recopilación de los posts (relacionados con el tema que nos ocupa) que más nos han gustado a los Esencialistas, y que te recomendamos leer:

 
¿Nos recomiendas tú algún artículo? ¡Compártelo en los comentarios!

Qué es un balance anual y por qué deberías tener uno

Como comentábamos en un artículo anterior, 2018 fue un año de gastos desbocados. Al comparar el balance anual de ingresos y gastos con el de otros años, y teniendo en cuenta las circunstancias especiales de cada uno (años con gastos en alquiler, años con gastos extraordinarios en viajes, años con gastos de tareas externalizadas…), me sorprendió mucho ver el nivel de gasto que teníamos a lo largo de la última década. Y eso teniendo en cuenta que en principio llevamos una vida de ahorro, minimalismo, sostenibilidad y, en definitiva, de Esencialismo.

Sin entrar a revisar las cuentas al detalle, se me ocurrió hacer una encuesta entre la gente cercana en situaciones parecidas, para comparar cuál es el gasto de una familia con nuestras circunstancias. Y <modo clickbait ON>… el resultado no te dejará indiferente.