Ahorrar agua y energía es posible (con el grifo adecuado)

Pista: no, el de la foto no es el adecuado

Jamás me había planteado que un grifo fuera algo a lo que dedicar más de un minuto de reflexión, hasta que hicimos la reforma de nuestra casa. Para mí, un grifo era un objeto que accionando un mecanismo producía agua, punto (bueno, para ser justos, sí veía una diferencia sustancial entre uno monomando y uno antiguo con dos manetas separadas para agua fría y caliente, pero poco más).

Así que cuando llegó la hora de elegir qué grifos poner, la conversación fue más o menos así:

Neuromarketing (o cómo usan tu cerebro en tu contra)

Si estás leyendo esto, seguramente hace ya tiempo que decidiste que el consumismo no es tu camino, y al contrario que la gran mayoria de la gente, tienes claro que no necesitas comprar más y más. Como buen Esencialista, detectas con facilidad los reclamos más básicos del marketing, y crees que eres inmune a todos los trucos que despliega la industria para hacerte caer de nuevo en las garras del consumo… ¿Seguro? Pues no bajes la guardia, porque por muy claro que lo tengas, hay en el mundo una ingente cantidad de recursos y de mentes brillantes dedicadas en exclusiva a la tarea de sacarte la pasta. Desde hace ya bastantes años, hay una rama completa de la psicología que estudia el comportamiento humano, con el único objetivo de venderte cosas aunque no las quieras. Hablamos del neuromarketing.

La buena noticia es que puedes prepararte para la defensa: al igual que ocurre cuando le ves el truco a un mago, -de repente la ilusión se desvanece y ya no ves magia, sino a un profesional con un arsenal de trucos- conociendo las técnicas del enemigo puedes evitar caer en el hechizo. Vamos allá.

Posts recomendados – Marzo 2019

Marzo vino, Marzo se va, con las flores de los cerezos. Como siempre, aquí te dejamos los artículos que más nos han gustado durante el último mes:

  • En este artículo invitado en Vida en Positivo, Adri Nerja nos cuenta con mucho detalle su método para administrar su dinero. Aunque nuestra situación es mucho más sencilla en cuanto a ingresos y deudas, y nuestra máxima es más bien «no gastar en nada que no sea necesario salvo en cosas muy justificadas», si tienes múltiples fuentes de ingresos y muchos gastos seguramente te resulte útil para ayudarte a empezar a poner las cuentas en orden.
  • En su post sobre Regalos, una aproximación minimalista Álvaro Sánchez nos cuenta su enfoque de cara a los regalos, y aprovecha para poner a parir la costumbre del amigo invisible, algo que parece amargarle las Navidades a más de uno cada año (nosotros lo dejamos de hacer también hace tiempo, la verdad).
  • En Menos Plástico y Menos Despilfarro: El Regreso de la Compra a Granel Rodrigo Casteleiro nos cuenta cómo es el negocio de Pepita y Grano, una tienda de productos a granel abierta hace relativamente poco en Madrid. Sólo de leerlo me han entrado unas ganas locas de ir a comprar especias y legumbres (estén atentos a sus pantallas porque en breve os contaremos nuestra experiencia).
  • En este artículo sobre el SubZero Waste, Ana de Cómo Ser Minimalista nos cuenta qué es esta tendencia y qué significa (spoiler: consiste en asegurar la sostenibilidad de todo el proceso de producción).
  • Este mes, Sam Dogen nos sorprende con este artículo en Financial Samurai: The Most Amazing Estate Plan You’ll Ever Read. Léelo si quieres conocer el malvado plan de dos hermanos para repartirse la herencia con su hermana mayor. En serio, esta vez sin spoilers 🙂

Y tú, ¿nos recomiendas algún artículo este mes? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Libre a los 50: Entrevista a Miguel Díaz

Un poco de contexto: conocí a Miguel mucho antes de conocer el concepto de Independencia Financiera. Por aquél entonces ni se me había pasado por la cabeza que se pudiera vivir sin tener que trabajar, al menos de forma convencional, salvo que fueras rico. Hoy en día el movimiento FIRE es una realidad, pero Miguel se construyó su propio camino mucho antes de que ese término fuera conocido aquí.

Cuando le preguntan por su estilo de vida, lo tiene claro: «25 años estudiando, 25 años trabajando, y qué menos que 25 años viviendo». Aunque de apariencia normal, Miguel lleva la vida más lujosa que uno se puede imaginar: tiene casi todo el tiempo para hacer lo que le dé la gana (digo «casi» porque me imagino que también tendrá que ir al dentista y esas cosas, como todo el mundo). No tiene que ir a diario a un trabajo que consuma toda su energía, lo que no significa que pierda el tiempo (de hecho, yo creo que conozco a pocas personas tan ocupadas como él).

Dedica su vida a lo que realmente le aporta valor, y tiene las cosas muy claras. Cuando le pregunto acerca de cómo decidió dar el paso definitivo hacia la Independencia Financiera, no lo duda: «Siempre tuve claro que quería dejar de trabajar, quizá porque no me gustaba mi trabajo. Siendo hiperactivo como soy, elegí el peor trabajo que podía haber elegido: todo el día encerrado entre cuatro paredes detrás de un mostrador. No vendí la farmacia mientras mi padre aún vivía, porque lo habría matado de un disgusto». Cuando estuvo claro que su hijo no quería continuar la profesión de su padre, Miguel por fin dio el paso y vendió su farmacia. Era el 1 de Enero de 2001 y tenía 50 años.

Progreso de objetivos Esencialista 2019: Primer trimestre

Como ya os contamos por aquí, a principios de año nos fijamos como objetivo para 2019 reducir el gasto. El año pasado fue complicado y se nos descontroló un poco la cosa, así que decidimos volver a tomar las riendas del ahorro y asegurarnos de que cada paso que damos nos acerca un poco más a nuestro destino final: ¡la independencia financiera! (que traducido ahora mismo viene a ser: ¡devolver toda la pasta que debemos!).

Ya han pasado casi 3 meses (ay, Dios, no me hagáis pensar en lo rápido que pasa el tiempo), y como todos los libros de autoayuda recomiendan, es momento de parar y ver lo que hemos avanzado hasta ahora. Así que vamos allá, a revisar los 4 sub-objetivos que definimos en Enero:

Los mejores blogs en inglés sobre Minimalismo e Independencia Financiera

Como suele ocurrir, muchos de los movimientos sociales que empiezan en Estados Unidos tardan unos años más en llegar hasta Europa, y cuando aquí están empezando, allí llevan ya un tiempo establecidos y consolidados. No podía ser menos con el movimiento minimalista y la Independencia Financiera (llamada en inglés FIRE, por «Financial Independence and Early Retirement»). Lo bueno es que siempre tenemos un filón de información interesante que buscar en inglés, y un montón de gente compartiendo información interesante.

Así que si quieres ver qué se cuece sobre Minimalismo e Independencia Financiera, te recomendamos echar un vistazo a estos blogs:

Finanzas para niños: ¿paga sí o paga no?

A mí nunca me dieron paga. Pero tranquilos, ¡no llaméis todavía a los Servicios Sociales! Que es una historia con final feliz.

A estas alturas ya es bastante evidente que tener un buen control de la economía personal es una condición necesaria para una vida tranquila y feliz. Por eso, mucha gente se plantea cómo educar a los niños para que de adultos no sean unos lerdos financieros. Con esta idea en mente, la costumbre más común es darles una paga, con la idea de enseñarles a ahorrar y a manejar su propio dinero.

Preparáos, porque vamos con <modo abuelo cebolleta ON>.

Posts recomendados – Febrero 2019

¡Otro mes que se pasa volando! Como siempre, aquí te dejamos los artículos que más nos han gustado durante el último mes:

  • En este artículo de Ideas Imprescindibles, José Moncada nos habla de La Bolsa Social. ¿Es posible invertir para obtener una rentabilidad en algo que además aporta valor a la sociedad? Es un punto muy importante para los que buscamos vivir de las inversiones y a la vez queremos un estilo de vida coherente y sostenible.
  • Destripando la Regla del 4%: Guillem de La Hormiga Capitalista no defrauda, y en este artículo súper trabajado nos habla de la regla del 4% para planificar cuánto dinero es necesario acumular de cara a vivir de las rentas, y las diferencias en función de los escenarios esperados. Imprescindible si tienes en mente la Libertad Financiera.
  • Uno en inglés del Financial Samurai (que este mes hace doblete): Average Consumer Expenditure Per Year Proves Americans Are Living The Dream, donde se muestran algunos datos de ingresos y gastos medios por familia en EEUU. Spoiler: ingresos medios por encima de 70.000$ y gastos medios anuales de 60.000$. Nos explota la cabeza sólo de pensar que esto se considere normal.
  • Y por último, éste que es curioso: The Importance of Feeling Consistently Uncomfortable for Personal and Financial Growth. Financial Samurai ha creado una encuesta para que todos sus lectores elijan el próximo lugar de residencia de su familia. Y, además, plantea una cuestión muy interesante y polémica: ¿es positivo exponerse a situaciones difíciles con la idea de que ayudan a fortalecer el carácter? ¿Se debería intentar evitar sufrimientos innecesarios a los niños?

Minimalismo: un documental sobre las cosas importantes

Como veis, a tope con los estrenos de la semana. Vamos a pasar por alto el hecho de que este documental se estrenó en 2015, hace ya casi 4 años. Que ser minimalista en vida pero maximalista en número de hijos (sólo 3, tampoco os vayáis a asustar) hace poco por la capacidad de ir al cine de vez en cuando.

Hace tiempo que tenía ganas de ver este documental, del que se está hablando mucho últimamente, imagino que porque el movimiento minimalista ya está bien anclado en EEUU y aquí, como todo, llega un poco más tarde. Aquí tenéis la ficha de IMdB.

Los Esencialistas hicimos todos los preparativos de rigor para ver el documental como Dios manda (es decir: a las tantas de la noche, cansados después de un día agotador, con la cocina sin recoger, con los niños desordenando el salón, etc). Tengo que decir que es nuestra forma habitual de ver cualquier cosa, así que no creo que influyera en la valoración final que es: psé.

Mi experiencia sin usar champú

Cuenta la leyenda que una vez, hace mucho tiempo, estuve un año entero sin usar champú

Allá por 2014 estaba investigando alternativas más ecológicas y sostenibles a la cosmética convencional. Ya por entonces empezaba a oir que los productos habituales están cargados de aditivos con diferentes niveles de toxicidad, de los cuales no se tenía mucha información y que podían tener impactos negativos en la salud (alergias, en el mejor de los casos, pero cosas peores como disrupción del sistema endocrino, etc). Esto no aplicaba sólo al champú, sino a la infinidad de productos que la industria nos intenta vender como imprescindibles: cremas, mascarillas, desodorantes, perfumes y todos los potingues que se inventan cada año (aún me maravilla que todavía tengan más ideas para sacar como novedades en este campo).

Una alternativa obvia a estos productos convencionales es la cosmética ecológica, que utiliza aceites naturales y evita en la medida de lo posible los aditivos sintéticos más dañinos. Es todo un mundo, y además uno en el que merece la pena profundizar, pero tiene el inconveniente de ser con frecuencia mucho más caro (aunque no más caro que las marcas comerciales «de lujo», que no aportan nada más allá de un marketing elaborado y una presentación muy cuidada).